viernes, 9 de septiembre de 2022

¿De nuevo problemas con la comunicación interna?

 

Está claro que la comunicación es consustancial a lo humano. En general suele establecerse un antes y un después en la evolución de los homínidos a partir de las evidencias sobre la utilización de la comunicación para fortalecer lazos de relación y facilitar la coordinación o la colaboración en el logro de retos difíciles de conseguir individualmente.

Delfines, ballenas, abejas, chimpancés y una inacabable relación que abarca a la mayoría de seres vivos, nos indican que no somos los únicos que nos comunicamos y que, la comunicación  es determinante para la seguridad y la supervivencia de, prácticamente, todo ser viviente y no sólo sintiente, ya que sabemos que incluso los árboles desarrollan amplias redes de comunicación que les permiten ayudarse entre sí y alertarse de posibles peligros.

No obstante, la extraordinaria complejidad de la comunicación entre los humanos, tanto en lo que se refiere a la diversidad de códigos existentes como a su utilización más allá de satisfacer necesidades básicas de supervivencia, hacen de este mecanismo el emblema de nuestra inteligencia y la clave de la evolución de la especie: somos lo que somos y hemos llegado donde estamos por nuestra competencia comunicativa.

Esta introducción es importante para no olvidar y partir siempre de la base de que la comunicación es inherente a cualquier grupo humano y surge de manera inevitable, espontánea y natural cuando las personas necesitan de las otras ya sea para intercambiar información, para cooperar o, simplemente, para afrontar la incertidumbre del entorno en compañía.

Es decir, en el caso de una organización, la comunicación, no debería plantear en principio más problemas que los de establecer, visibilizar y facilitar el acceso a aquellos escenarios que se prevén como necesarios pero que no surgirán de manera espontánea debido a la complejidad estructural o procurar los canales, la tecnología y la formación necesaria para poder aprovecharlos de manera eficaz y eficiente.

Este tipo de necesidades para abordar el tema de la comunicación solemos encontrarlos y tienen sentido en aquellas organizaciones o equipos que empiezan o que han variado su estructura o su actividad y deben replantearse su manera de hacer para vencer antiguas inercias, ganar en eficiencia o no dejar a nadie fuera.

Pero cuando un equipo o una organización ya tiene un cierto recorrido y de manera recurrente se queja de problemas de comunicación, acudir a un estudio de la comunicación interna que parta de nuevo de las necesidades para proponer nuevos mecanismos, suele ser la manera más frecuente de darle una patada al balón para volver a encontrarlo más adelante, ya que, seguramente, no se deba a la existencia o no de canales, tecnología o de escenarios suficientes sino que lo más probable es que se deba a su modo de ser o no ser utilizados, es decir, a la actitud o a las habilidades de las personas.

La comunicación entre dos o más personas, un equipo o en el seno de una organización se apoya en tres grandes pilares: La necesidad, la posibilidad y la voluntad y cada uno de ellos suele tener algo de responsabilidad en los déficits de comunicación interna detectados.

NECESIDAD: Es evidente que la comunicación tiene muchas posibilidades de llevarse a cabo cuando es útil para dar respuesta a una necesidad, hasta aquí, todas y todos estamos de acuerdo, pero también es importante tener presente que las personas pueden no coincidir entre lo que es necesidad o no y en la utilidad de comunicarse en un momento dado.

De la misma manera, también cabe la posibilidad de que la utilidad de la comunicación no siempre responda a un interés colectivo o compartido con la otra persona, de sobras sabemos que hay quien habla por una necesidad personal de hablar, al margen de la necesidad que tenga de escucharle aquella persona que ha elegido como interlocutora y, al contrario, también hay quien no se comunica por preferir instalarse en los beneficios que le reporta fantasear con su individualidad.

También hay que tener en cuenta que el nivel de necesidad es directamente proporcional a la importancia que tiene comunicarse y, esa importancia, determina los recursos que se movilizan para satisfacerla. Uno de esos recursos es el tiempo, así que, no hay que dudarlo, cuando alguien argumenta que no dispone de tiempo para comunicar es porque no lo considera importante, o al menos tanto como para todo aquello para lo que sí tiene tiempo, no hay más.

POSIBILIDAD: Es evidente que las personas hacen lo que pueden hacer y esta posibilidad viene determinada por estar en posesión o disponer de recursos para poder hacerlo, el tema es así de sencillo.

Los recursos para comunicarse pueden ser de distinta naturaleza y más o menos sofisticados pero no se reducen tan sólo a la existencia de un canal o a la posible tecnología para soportarlo, también se requiere de conocimiento sobre el propósito al que obedece la comunicación, de competencia comunicativa y, otra vez, de tiempo, Ya que, como sabemos, el desconocimiento sobre el objetivo de comunicarse, la falta de habilidades comunicativas -tanto en la forma como en el fondo- o los criterios a partir de los cuales la organización distribuye el recurso “tiempo”, pueden reducir severamente la posibilidad de comunicarse o hacerlo de manera efectiva.

VOLUNTAD: Necesitar y poder no es lo único que determina la comunicación en los grupos humanos y cualquier aproximación que se centre tan sólo en estos factores es ingenua o, cuanto menos, peligrosamente sesgada ya que no permite disponer de una visión completa del tema, también se ha de querer, ya que, por mucho que se necesite y se disponga de recursos, cuando las personas no quieren no hacen o, como mucho, no lo hacen como mejor saben hacerlo.

Los determinantes nucleares por los que una persona no quiera hacer algo, pueden ser complejos e incluso desconocidos para la misma persona, lo cual hace de la voluntad un tema espinoso y oscuro, de ahí quizás el motivo por el que se pase por encima, se lleve al terreno del comentario informal o directamente se huya cuando se llevan a cabo proyectos para la mejora de la comunicación interna.

Así cómo la relación entre necesidad y posibilidad es clara, la voluntad también está íntimamente ligada a ellas ya que, la persona puede estar más o menos inclinada a comunicarse en la medida en que es consciente del impacto que tiene hacerlo y en función de la importancia que intuya que tiene la comunicación a partir de los recursos que pone a su disposición la organización, y aquí conviene recordar que un recurso por excelencia es el tiempo. Es absurdo depositar siempre la responsabilidad en la voluntad de las personas y, paralelamente, limitar los recursos de estas.

Pero querer hacer también depende de otras variables ajenas a la necesidad o la posibilidad de hacerlo y desprenderse de aspectos personales de distinta índole, normalmente vinculados a la sensación de bienestar en el equipo o en la organización y más o menos conscientes o reconocidos por la propia persona. La química interpersonal, el reconocimiento, el respeto, la confianza son, por ejemplo, algunos de los factores que pueden determinar el que una persona se sienta más o menos implicada con las necesidades de comunicación de un equipo.

Necesidad, posibilidad y voluntad determinan la salud comunicativa de un equipo de ahí que, si tienes problemas con la comunicación interna, sea conveniente analizarlos tanto juntos como por separado, así como plantearte que hará falta actuar en cada uno de ellos.

--

En la imagen, pinturas de la Roca del Moros del Cogul (les Garrigues, Lleida)

1 comentario:

  1. Muy bueno Manel. Cada uno de los tres aspectos que analizas merecería un artículo específico.
    Y gracias, me resulta especialmente útil para un tema que tengo entre manos y sobre el que tenemos una conversación pendiente en la que creo que, en este caso, nos ha fallado un poco la posibilidad, en cuanto a recursos de tiempo, me refiero :-)

    ResponderEliminar