Páginas

martes, 27 de noviembre de 2018

La importancia de la voluntad


Durante años hemos creído que la clave del cambio está en el hecho de tener un buen plan, con unos objetivos racionales que se desprendan de la lógica de un análisis concienzudo y de una métrica precisa.

Disponer de un plan así, genera todavía aquella confianza que sólo las matemáticas despiertan y el convencimiento compartido de tener entre manos algo profesional y serio, casi científico. Esta creencia, nos ha llevado hasta el momento actual.

Pero, sin mencionarlo, siempre hemos sabido que el cambio solo sucede si las personas quieren cambiar. Que, si un objetivo no se desea, no se persigue con la intensidad suficiente. Que sin voluntad no hay cambio, porque el cambio no se realiza desde la intelectualidad ni el diseño, sino desde la voluntad de querer cambiar. Que esta voluntad puede ser estimulada por un plan pero que emana del mismo centro de la persona. En resumen, que a más voluntad más posibilidad de cambio, haya un plan o no.


Aun así, algunas personas siguen evitando cualquier situación que reclame habérselas con la incertidumbre, aferrándose a la simplicidad del dato, a un vocabulario libre de conceptos vaporosos y a la solidez racional del andamiaje lógico de un plan estructurado en misión, visión, líneas, objetivos, acciones e indicadores, muchos indicadores.

Nadie dice que esto no sea útil o importante, sólo que, de poco sirve si el propósito es, realmente, hacer efectivo el cambio. Para ello hace falta habérselas con la incertidumbre y abocar atención y esfuerzo en sumar intangibles como lo es la voluntad de la persona para erigirse en agente, ejemplo y motor del cambio.

A pesar de esta inercia que empuja a acomodarse en los cánones tradicionales, el momento actual reclama una nueva manera de enfocar el cambio que ponga en el centro a la persona, es decir, que la empodere para hacerla sujeto principal del cambio.

El cambio hacia un modelo basado en la salud [y no en la enfermedad], la transición hacia modelos de consumo energético limpios y más sostenibles, el cambio de paradigma de la formación al de la persona que aprende, la integración de la ciudadanía en el mantenimiento y cuidado de los espacios verdes y de la biodiversidad de su ciudad, la generación de escenarios de participación para fomentar la inteligencia colectiva e implicar a las personas haciéndolas propietarias de la proyección estratégica de su organización, etc., todos ellos son ejemplos muy actuales que emanan del convencimiento básico de que el verdadero motor del cambio no es otro que la voluntad de la persona de querer hacerlo, de que esta voluntad cobra su forma real, cuando ella misma es el ejemplo vivo del cambio que quiere provocar y de que hay que apostar por ello.

--

Esta imagen de voluntad y fuerza por variar el cursos de las cosas, corresponde a una pintura de Julien Dupré que lleva por título “Au pâturage” [1882]



4 comentarios:

  1. Manel,
    Siento que a menudo la voluntad viene junto a la toma de consciència de la necesidad de cambio.
    Cuando empatizo con la situación de la otra persona y mi cabeza hace un movimiento hacia arriba y hacia abajo, como indicando un "i", y de boca sale un "aha", por que "veo" esta otra perspectiva que necesita de mi voluntad para hacerlo de manera distinta.
    Gracias por tu reflexión.
    Abraçada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante que utilices la expresión “toma de consciencia”. La “consciencia” de algo va más allá de la “percepción” de ese algo, tal y como lo veo se refiere a la interiorización de ese algo, a que cobra realidad dentro de uno, de ahí esa influencia en la voluntad que comentas.

      Conecto esta aportación con la necesidad de apropiar del cambio a quienes han de ser sus agentes y de que, tal y como nos indican algunos ejemplos como los que comento en el post, los tiros van por ahí. Deberíamos trabajar más en el diseño y aplicación de estos mecanimos de apropiación, ¿no crees?

      Gracias, Elena! Una abraçada

      Eliminar
  2. Y lo curioso, algo que has abordado en más de una ocasión en este blog, es que cambiamos sí o sí. La vida nos induce a ello, pero si no somos conscientes, ese cambio nos llevará a dónde sople el viento. ¿No será mejor tomar conciencia y elegir los objetivos? Creo que afrontar y enfocar ese cambio es uno de los retos más interesantes que podemos tener las personas. Por supuesto complementado con saber aceptar el cambio de los demás y aprender a colaborar.

    Muy interesante la gestualización que comenta Elena :-) Un petó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peor, si no somos conscientes del cambio, no hay, realmente, cambio pues cualquier realidad ajena a nuestra consciencia no existe.

      Coincido contigo en que es preferible tomar consciencia, aunque sólo sea por la pura salud de sentirse vivo e intentar gobernar nuestro lugar en el escenario cambiante fijándonos metas y retos.

      Bicos! ;)

      Eliminar